Saltar al contenido

Cómo hacer una entrevista de trabajo

30 julio, 2017

No hay entrevista de trabajo igual, cada candidato es diferente y cada entrevista discurre de forma natural, lo que sí que hay es una serie de preguntas tipo que se repiten que los entrevistados deberían traer preparadas.

  • ¿Qué es lo que le decidió a elegir sus estudios concretamente?
  • ¿Cómo te describirías?
  • Mayor defecto, mayor virtud.
  • ¿por qué quieres cambiar de trabajo?
  • ¿por qué has estado tanto tiempo sin trabajar?
  • ¿qué sabes de la empresa y del puesto de trabajo?

Estas preguntas caen casi siempre, pero es importante saber qué responder y mucho más saber cómo responder. Por eso, en este artículo daremos mucha importancia a la forma de comunicar.

Ten cuidado con la comunicación no verbal

Con tu cuerpo puedes echar a la basura todo lo que has dicho durante una hora, cuando haces una entrevista de trabajo tus palabras dicen tu mensaje verbal, eso que quieres que la gente entienda, pero al mismo tiempo tu cuerpo habla de tus intenciones, y lo haces con tanta fuerza que es capaz de silenciar lo que dicen tus palabras. Tu cuerpo dice si te apetece hacer la entrevista de trabajo o  no, si te importa la persona que tienes enfrente, si de verdad le interesa llegar a un acuerdo. El lenguaje no verbal es el fiel reflejo de las emociones, y por ello nos muestra completamente transparentes. Mientras hemos aprendido a mentir muy bien con las palabras, el lenguaje no verbal no miente. Por eso, cuando no hay congruencia entre lo que dicen tus palabras y tus gestos, la otra persona dice aquí hay algo raro.

¿Sabes cómo funciona el lenguaje no verbal? Y más importante, ¿cómo lo usas tú? A continuación os daremos las claves de lenguaje corporal que te ayudarán a reforzar la autoconfianza, y a ganarte la confianza de los demás. Porque la gente no se fía de las personas inseguras, pero la clave no está solamente en tú nivel de confianza, sino en la percepción que tiene la gente de ti al escucharte. No solamente escucha tus palabras también verán lo que les dices con tu cuerpo y con tu voz. Es por eso que por muy potente que sea tu discurso, si la manera de mostrarte no refuerza lo que dices, por mucho que te lo creas no te harán caso.

Imagina que vendes un producto, por muy bien que lo conozcas, si cuando se lo cuentas a tu potencial cliente tu vestimenta o tus gestos dejan mucho que desear, seguro que no te comprará la idea. Lo mismo pasa con la comunicación y como usas tu cuerpo, si lo que dices con la boca no va acompañado de lo que dices con tu cuerpo, no te servirá de nada.

5 consejos importantes a la hora de hacer una entrevista de trabajo

Para que tu cuerpo y tus palabras hagan un buen tándem y la gente perciba tu mensaje de la mejor manera posible, y a ti como una persona segura y confiada:

  1. Sonríe. Cuando hablamos con gente que no sonríe nos cuesta confiar en ellos porque nos dan mala espina, y la impresión de que no es una conversación agradable. En general, a todas las personas nos gusta ver una sonrisa. La sonrisa muestra buena voluntad y hacer, indicando que te apetece compartir con ellas. Que apreciamos su presencia, por eso, sonríe siempre que la situación se preste para ello.
  2. Mira a los ojos. Cuando alguien no nos mira a los ojos sentimos que nos esconde algo, que no le interesamos o que no tiene claro lo que dice. Eso genera desconfianza, y es que el contacto visual es clave para conectar con la gente. Se dice que los ojos son las ventanas del alma. Al mirar a las personas a los ojos damos importancia a su presencia y a la conversación. Si estás en un entorno profesional procura mirar a la gente a los ojos, pero manteniendo tu mirada entre los ojos y un punto intermedio de la frente, en la llamada zona de poder
  3. Muestra las palmas de las manos. En el pasado la gente que no mostraba sus manos daba a entender que portaba un arma, y por tanto era una potencial amenaza. En cambio cuando dos personas se daban la mano el gesto mostraba que iban en son de paz. A día de hoy, mostrar las palmas de las manos al hablar se interpreta como un gesto de amabilidad, y esto genera confianza. Por eso tanto en presentaciones, reuniones, eventos sociales, … gesticula y muestra las palmas de tus manos para mostrarte más amigable.
  4. Mantén una postura erguida. Cuando en una reunión una persona está mal sentada, echada en su asiento como si estuviese cansado, veo un tipo desganado y con un nivel bajísimo de autoconfianza. Alguien que va a aportar muy poco a cualquier interacción o acuerdo. Un cuerpo erguido con los hombros ligeramente hacia atrás muestra una actitud segura y fuerte. Por eso, en una entrevista de trabajo, saco un poco el pecho, levanta los hombros y manténlos rectos. Tu entrevistador te percibirá seguro, y le generará la confianza necesaria para seguir con el proceso de selección. Piénsalo, en su lugar, ¿contratarías a alguien desganado o desmotivado?
  5. Muévete despacio. Los movimientos repetitivos y veloces son característicos de personas ansiosas, o que están pasando por un momento de nervios. Por eso, movemos los pies las rodillas y las piernas cuando estamos sentados en reuniones tensas. Y lo mismo cuando nos movemos de un lado para otro. Los movimientos pausados y naturales son característicos de personas con un alto nivel de autoconfianza, por eso si tienes la tentación de mover los pies para liberar tensión, tienes que hacer el esfuerzo de mantener los fijos en el mismo sitio para transmitir seguridad.

En resumen, si quieres que la percepción que se haga la gente de ti sea de alguien con seguridad y autoconfianza, asegúrate de que tu cuerpo acompaña tu mensaje verbal con estos 5 trucos. Verás como tu capacidad de persuasión aumenta. Seguro que cerrarás mejores acuerdos.

Reconocimiento, trabajar duro y saber comunicar, la mayoría de la gente que se propone progresar se enfoca principalmente en las dos primeras variables. Se forma muy bien y trabaja muy duro, están convencidos de que quien más sabe y más trabaja más lejos llega. ¿Tiene sentido? No, porque por mucho que sepas y por mucho que trabajes si la gente que tienes alrededor no se entera de ello, de nada te sirve. Además con tanta competencia que hay, si no te haces notar cuando hablas eres invisible.

La capacidad de comunicarnos es la aptitud más preciada del ser humano, en tus sentimientos y emociones trasladas tu pasión. Al hacer una entrevista de trabajo, comunicar una idea mediante palabras es algo que usamos siempre, pero pasa que en ocasiones nos mostramos reacios a expresarnos, ya sea por alguna situación incómoda, por educación, o por simplemente por querer manipular o engañar. Nuestro cuerpo es muchas veces nuestro mayor delator, y estas, a menos que seamos expertos son casi imposible de ocultar. La comunicación no verbal se convierte en una excelente herramienta para lograr entender a otra persona. es por eso que si queremos que nos contraten, o vamos a hacer una entrevista de trabajo, debemos trabajar algunos secretos del lenguaje corporal.